• EL LIBRO Y EL EXPERIMENTO SOCIAL

    El libro y el experimento social

    Es muy posible que en los últimos días hayas sido parte voluntaria o involuntaria de la campaña de lanzamiento de mi primer libro: El Vendepatria.

    Es muy posible que hayas estado totalmente en contra de la idea de vender el Perú a una nación desarrollada. Pero ─sorprendentemente─ las cifras indican que lo más probable es que hayas estado a favor.

    Te agradezco por haber sido parte de este juego y espero que disfrutes el libro.

    - Robby!

  • EL LIBRO

    El libro

    Se me ocurrió la idea de escribir el libro en 1988 mientras vivía en Quito, Ecuador, en las épocas en que el Perú estaba realmente hasta las patas. Y como siempre tuve cosas más importantes que hacer… ahí fue quedando.

    Jessica, mi querida ex, haciendo honor a su inicial, estuvo jota que jota que jota con que escribiera hasta que finalmente lo logró: empecé hace siete años y escribí una novela gordota. Luego me pareció demasiado dramática y seriota, así que la boté y me dije “Algún día la escribiré de nuevo pero bien”.

    Ya había empezado la historia y dejado cuando en el camino me hice amigo de Benjamín Edwards, y él le tomó la posta a Jessica en torturarme para que la terminara. En el segundo intento le di forma de una comedia. Y la hice lo más corta que pude. Sin muchas vueltas. Igual, llegar a hacerla corta tomó su tiempo, hasta que finalmente quedó lista.

    Llamé a Eugenia Mont, una amiga en común de Benja y mía… y bueno, ahora está “en las librerías más finas del país”.

  • EL EXPERIMENTO SOCIAL

    El experimento social

    Todo nació como una campaña publicitaria. Y terminó convirtiéndose en más: en una wiki-aventura.

    Inmediatamente nos dimos cuenta de que esta idea que tenía treinta años en mi cabeza llegó al mundo justo en una coyuntura preelectoral, y que seríamos unos tontos si no la aprovechábamos. De allí salió la idea de lanzar al candidato y su propuesta como si se tratara de un candidato real con una propuesta loca.

    Dado que vivimos en un mundo de publicistas y creativos, cada persona que se fue sumando al equipo agregó nuevas y más osadas ideas. Los primeros crearon websites y redes sociales para el candidato y el partido, e incluso una bio en Wikipedia. Otra parte del equipo encontró y modificó fotos que podíamos usar para darle vida al candidato, y luego crearon una campaña teaser: #100milxcabeza.

    Es aquí que Benjamín asume la dirección de este experimento. Sí, aunque suene raro, Benja, de Tribal 121, estuvo dirigiendo a los Creativos de Robby Ralston - Consultoría Creativa.

    Es interesante anotar que tanto la campaña como el website tuvieron que hacerse varias veces, porque las primeras ideas siempre eran “muy bonitas” y muy creativas. “Más feo” era el pedido que Benja y yo repetíamos al equipo, hasta que finalmente las piezas llegaron al nivel de fealdad necesaria para pasar por publicidad política real. ¡El logo del PPP es intencionalmente horrible!

    Luego intervino Roni Heredia, de Taller 4, en el diseño de la portada. Rápidamente trajo la idea de jugar con el escudo patrio, y empezó con la cornucopia, pero terminó enamorándonos a todos con el diseño de la vicuñita.

    Luego Eugenia invitó a Laura Cáceres, Bea Tagle, Carolina Morales, Graciell Matute y Majo Murgueytio de Number6. Ellas soltaron la idea de incorporar a cómplices famosos. ¡Vamos a decirle a Aldo Mariátegui! ¡A Carlos Galdós! ¡A La Mula! Pensé que nos iban a mandar inmediatamente al diablo, pero para mi sorpresa los encontré completamente dispuestos a jugar el juego. Carlos soltó todo un artículo en Somos. La Mula se la jugó haciéndole una extensa entrevista a Coco Loco. Y finalmente Aldo se mandó a mencionarnos en su columna de Perú21.

    Lo que empezó como una campañita de lanzamiento se había convertido en un fucking experimento social de magnitud insospechada.

    De inmediato nos comenzaron a pedir entrevistas de todos los medios pero tuvimos que rechazarlas: solo aceptaríamos si los periodistas aceptaban ser cómplices. Si habían caído en el juego, pues no. Too much.

    Me temo que el libro va a pasar a segundo plano pero bueh… ya estamos encima del caballo. :)

  • RESULTADOS

    Resultados

    Escribo esto mientras el experimento está aún en el aire. La gente todavía no sabe que se trata del lanzamiento de un libro. Es muy temprano para saber los resultados finales, pero comparto algunas de mis primeras conclusiones.

    • Diría yo que más de la mitad de las personas estuvo de acuerdo con la idea de vender el Perú. En realidad me lo esperaba. Cuando los políticos compran votos con latas de atún y bolsas de arroz… pues no queda mucho por agregar.

    • Eso me deja claro que hoy, en 2015, a casi treinta años de que se me ocurriera la idea original, y a pesar de los grandes avances de la economía nacional, la gente sigue tan decepcionada de la clase política peruana como yo lo estaba en la época del primer gobierno de Alan García.

    • Los que estuvieron a favor de la idea no pertenecían a ningún grupo en particular: había jóvenes, adultos y viejos, hombres y mujeres, educados y no tan educados.

    • En general estas personas no creen que exista ni la más remota posibilidad de que surja un candidato capaz de cambiar la forma irresponsable en que nuestros políticos actúan. Han perdido la esperanza. No confían en ninguno de sus dirigentes.

    • Expuestos a la idea de vender el Perú, el grupo que estuvo a favor de la idea tuvo argumentos mucho más sólidos que aquellos que rechazaban la idea. Dolorosamente algunos rechazaban la oferta por cuestiones de inseguridad: “Si me das 100 lucas, en el barrio me van a robar”.

    • Creo que la desesperanza hace que nuestra gente esté dispuesta a creer promesas absurdas y salidas fáciles. “Agua para todos” y “Balón de gas a 12 soles” son ejemplos de ello. Aunque nos hayan mentido mil veces seguiremos creyendo en esas palabras.

    • Y esto no es culpa de las personas. ¿En quién vas a creer si no es en el candidato que esperas poner en la presidencia de la república? Pienso que más bien es culpa de nuestros líderes y políticos y de su completa falta de ética y visión. Y también de la impunidad que en nuestro querido Perú es regla tanto para el gobernante como para el choro de la esquina.

¿Y si le vendemos el Perú a los japoneses ?

La historia del hombre al que se le ocurrió que la mejor manera de hacer patria era vendiendo el pais.

De venta en: